Infanta, necia y rota idea

En mi afán por descifrar esta inefable sintonía, un impulso arrebatado me llevó a escribir tu nombre.

Entre joviales señales, desapercibidas para el mundo, me has dicho que lo sabes, aunque siempre lo supimos.

Juro que lo ignoraba, pero estas ganas necias lograron descifrarlo, y de una inusual forma nos empezamos a procurar.

Y aunque esto dure nada, si es que alguna vez empieza, estoy feliz de ser la “infante, necia y rota idea” que necesitabas para sentirte vivo.

Me conocías por Niza, mi apellido es Sur Mon Front.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s