A tu edad

En el lienzo de lo que ahora es una obra en proceso, el tiempo juega lo que a tu miedo y voluntad lacera. Fuera como si una parte de lo que una vez fui quisiera demostrarte que el paso de los años no es tan temible como lo piensas.

Pero mi longevidad no es tan lejana a la tuya, así que, entre lo mucho que pudiera expresar, que puede ser poco o significarte nada, diré que, en el enigma, en el que, y para el que hemos nacido; está tu esencia y dentro de ella, tu incipiente juventud. Que no son años, no son días, eres tú en total plenitud.

Es tu dialéctica que impone, es la debilidad que forjas, es la seguridad con la que te conduces aun sin tener certeza de lo que eres.

Se auguran tiempos afables, días veloces y noches sin respuesta. Dentro de esta imprecisa carrera, te restan tantas glorias por alcanzar.

Apacibles unas, ensordecedoras otras, tantos días por andar, son tus circunstancias y tú eres ellas, tan tuyas a tu edad.

Un comentario en “A tu edad”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s