Reproche

 

Fallarse desencadena la penitencia más letal para la tranquilidad del ser

No hay peor castigo que un sentimiento de tal magnitud repose en lo más recóndito del pecho y adquiera fuerza en los letargos de una inmensa agonía

Me duelo, pero tú me dueles en la medida que ya no te duelo más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s