El castigo de Alondra

Opinión a la Plaza

Por: Judith Ponce Ruelas

Le pregunté a Romero qué hacía cuando le apretaba el pecho, cuando los respiros profundos le arrebataban el equilibro, cómo reaccionaba en los momentos en los que por contenerte tanto te derrumbas toda. Cómo actuar en el evento inesperado del silencio cuando las acciones ya lo han dicho todo.

Él
me dijo que escapaba, yo le pregunté que a dónde, me dijo que
simplemente caminaba, le supliqué que me llevara consigo, él
pronunció “Alondra”, yo agaché la mirada. Con su voz flemática,
más pausada que nunca, me explicó que la magia consiste en caminar,
pero en caminar a solas.

Me
reí por un momento, después imperó el silencio, lo miré temerosa,
dilucidé que también me observaba, al contemplarme fijamente, me
estremecí toda. Le dije que me molestaba, que no soportaba su
indiferencia y en un gesto sutil, enfatizó toda su desavenencia.

Te
jactas de vehemente, confesó…

Ver la entrada original 312 palabras más

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s