Asiduo

Si en noches como esta, en donde a pesar de la esclavitud de tu libre mañana, no logras descansar. Pídele a la fe que obtura tu razón, que sean sus ojos de marrón profundo los que salven tu día, aun si tiembla tu voluntad.

Que sea la ilusión que encuentras en tu fatiga la que te dé fuerza para poderle mirar, para poderle besar el alma, si es que los labios no se deja acariciar.

Un comentario en “Asiduo”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s