Látigos de nada

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 53e8e38a-44fe-493a-8d1e-8a220e1468cc.jpg
Confusión. Washington, D.C. (2017).

En momentos de reposos inocuos del cuerpo, la mente distrae con juegos de calumnia y resistencia.

No puede aseverarse que el daño aterriza solo en la conciencia; los deseos también se impregnan en las entrañas, los reclamos encuentran cobijo en el ser, y muchas veces los silencios se albergan en el pecho, pareciera que los sueños, todos ellos inertes, tienen menos candados que la propia libertad.

Me pregunto hasta cuándo haremos de nuestra realidad regocijo, por más efímero que pareciera el pensamiento, la carga se encrudece cuando éste se vuelve recurrente.

Tratando de hacer el bien, esquivo todos los males que me encausan. Apología de lo absurdo; mientras la dádiva es el cometido, me encuentro huyendo del proselitismo cotidiano. Al final, son las pasiones del alma las mismas que motivan el insomnio que me atormenta.

Látigos de nada que por las noches son todo menos serenidad, al amanecer, una vez abrazada la fatiga, se transforman en padecimientos absurdos que prefiero no recordar.

Es tan poderoso el sombrío pensar de la noche, que quisiera huir del poder de mi «yo nocturno», olvidarme para siempre de esta condena perenne y vanagloriarme de mis causas perdidas; sin embargo, mientras existan la noche, seguiré luchando por no morir taciturna.

2 comentarios en “Látigos de nada”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s