Aquí estoy

En el fondo suenan las letras de una melodía marchita, que anhelan ser cantadas por tus labios necios, esos que lamen la zozobra de mi cuerpo, en los días más fríos.

En la llanura se siente la brisa de un viento perdido, que sueña con la caricia de tus manos ásperas, esas que despojan las bragas del olvido, del olvido que nunca fuimos, del olvido que nunca seremos.

Y entonces, en la lejana expresión de un hasta pronto, grito para que no nos dejemos escapar. Otra vez no podría, soportar el eco del eco de tu eco perdido. Prefiero seguir siendo nuestra. Seguir siendo de todo lo que nos unió, de esa lánguida forma de querer decirte adiós.

En un inicio el amor no fue suficiente para amar, en un final el amor ya no solo es amor. Aquí y allá se siente el desatino de la redención, y se quiere abrazar otra vez con mucha más ternura.

En la distancia que separa a dos amantes… se siente como sigue latiendo, esto que tu dices son puentes inexistentes, esto que ambos sabemos… es llama que sigue ardiendo.

Un comentario en “Aquí estoy”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s