Cuando beso tu seno

Abrazo tu historia, la mía y la que vivimos juntos.

Respeto esas visiones, lo que llevamos dentro.

Y aún diferentes y aún fuertes las razones, te quiero llevar por siempre, a un lado de mi corazón.

Abrázate de mí, cuando los muros tiemblen.

Tómame de la cintura, cuando el corazón dude.

Recuéstate en mi pecho, cuando quieras llorar.

Cierra tus ojos, y repite tres veces “a Roma solo llego cuando beso tu seno”, que Roma se sostiene, aún estando lejos.

Porque siempre que exista, esta materia inerte, a Roma se llegará, cuando beses mi seno.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s