Ausencia

Desde hace tiempo que las noticias se volvieron inocuas en la ciudad.

Las personas, cándidas y errantes, han perdido el poder de asombro.

Parece que el cansancio es parte de lo cotidiano, pues se abraza y se acaricia a lo que una vez causó revolución.

Ahora el dolor se vive día a día, y como beso en la mejilla, palpamos en un gesto matutino el sufrimiento de los que aún no pierden la fe.

La memoria se nos ha esfumado de las manos, nos hemos desvanecido de una forma que asusta y advierte, los desenlaces más silenciosos del terror…

Esas ausencias, que matan y transforman, esa llaga que lastima la realidad del presente y los presentes que están por llegar, es la verdad de un pueblo que en silencio llora, reclama y ansía libertad.

Aquí, lo único que tiene que desaparecer es la desaparición de personas.

Una respuesta a «Ausencia»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: