Renata

Como un milagro que sin conocer, se amó desde siempre.

Como aquella idea perfecta de la vida, o de lo que se espera de ella.

Así, arribaste con luz en momentos que se tornaron en torbellinos de incertidumbre,

la tempestad arropó tus primeros instantes, revolucionando nuestros corazones.

Uniste lo que con el tiempo se disocia, nos diste calma en el estruendo, reconstruiste todas nuestras motivaciones y la fe que a veces olvidamos.

Guerrera de las batallas más grandes, vencedora del temor que nos arropó.

Bienvenida pequeña, recién llegas y ya te abraza todo el amor que tenemos para ti.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: